miércoles, 29 de marzo de 2017

Exposición ABRIL 2017: "ENCUENTRO EN EL CAMINO: 10 años de becas de Artes Plásticas en la Diputación de Valladolid"


Ya desde hace unos días se exhibe en la Sala de Exposiciones del edificio "La Panera" del MIHACALE de Gordoncillo la exposición "ENCUENTRO EN EL CAMINO: 10 años de becas de Artes Plásticas en la Diputación de Valladolid". 

La misma se presentará públicamente el próximo sábado 1 de abril, a las 12:00 horas. Dicho acto estará abierto al público con entrada libre.

La exposición ENCUENTRO EN EL CAMINO surgió fruto de la colaboración entre las Diputaciones de León y Valladolid el pasado año 2016. Artistas leoneses expusieron en la ciudad del Pisuerga y lo propio hicieron otra decena de artistas vallisoletanos, que trajeron sus obras hasta el Centro Leonés de Arte en diciembre de 2016 y enero de 2017.

Desde Gordoncillo, como municipio de la provincia de León limítrofe con la provincia de Valladolid, solicitamos la posibilidad de exhibir las 35 obras de Artes Plásticas de ENCUENTRO EN EL CAMINO en La Panera del MIHACALE, lo que ahora se ha hecho realidad. Gracias a ello, hasta el 30 de abril de 2017 se muestran en nuestra Sala de Exposiciones las obras de los siguientes jóvenes artistas vallisoletanos:

- David del Bosque (Valladolid, 1976)
- Carolina de la Fuente (Valladolid, 1978)
- Víctor Hugo Gutiérrez (Valladolid, 1981)
- Saelia Aparicio (Ávila, 1982)
- Diego Arenales (Peñafiel, 1984)
- Patricia Sandonis (Valladolid, 1984)
- Luis Velasco (Valladolid, 1985)
- Inés García Candau (Valladolid, 1988)
- Javier Bolaños (Valladolid, 1984)
- Laura Juárez (Valladolid, 1982)

Os animamos a visitar la exposición y nuestro Museo con tal motivo.
Aprovechamos para recordar que a partir del 1 de abril de 2017, las fechas y horarios de apertura del MIHACALE de Gordoncillo corresponden al horario de verano:

- Abierto de miércoles a domingos (lunes y martes cerrado)
- Mañanas de 11:00 a 14:00 horas
- Tardes de 17:00 a 20:00 horas
- Abierto todos los festivos excepto Viernes Santo (14 de abril)

jueves, 23 de febrero de 2017

8ª maqueta de la semana: molinos hidráulicos y de viento

Esta semana en la que estamos termina el periodo de apertura al público en el MIHACALE de Gordoncillo de la exposición Ars Mechanicae, Ingeniería Medieval en España formada por 35 grandes maquetas de distintas construcciones y artefactos medievales, cedida por la Fundación Juanelo Turriano y el CEDEX-CEHOPU del Ministerio de Fomento. Durante los meses que ha estado con nosotros esta magnífica muestra, la han visitado más de 3.000 personas, lo que para nuestra zona es un hito.

Si tú eres uno de los que todavía no ha podido venir a disfrutarla, te animamos a que lo hagas hasta el sábado 25 de febrero. Hasta entonces, abrimos todos los días mañanas y tardes, de 11 a 14 h y de 16 a 19 h.


Finalizamos la exposición haciendo una mirada a las maquetas dedicadas a los molinos, tanto hidráulicos (3 tipos diferentes) como el de viento, que nos han servido durante estos meses para completar el discurso que en Museo de la Industria Harinera hacemos explicando los distintos modos de molienda del trigo para producir harina. Gracias a que dichas maquetas poseen movimiento, los visitantes han podido comprender la evolución y disfrutar aprendiendo.

La exposición explica los distintos molinos movidos por agua. Desde el molino de rueda vitruviana, denominado así por atribuirse su invención o perfeccionamiento al célebre arquitecto romano Marco Vitruvio Polión (siglo I a. C.).

Similar a este tipo es el molino de rueda gravitatoria, que sigue siendo de tipo vertical pero en este caso el agua la mueve desde arriba (en el vitruviano desde abajo). Para ello, el gravitatorio tiene en vez de cucharas unos pequeños cangilones de madera que acumulan cierta cantidad de agua y mueven la rueda de arriba hacia abajo por el peso.
La rueda horizontal hizo posible la aparición del molino de rodezno. En este caso, el agua acumulada en una balsa o presa se dirige mediante un saetín hacia las cucharas o paletas de la rueda horizontal, poniéndola en movimiento. Ésta trasmite el movimiento directamente hacia la muela volandera del molino, por medio de un eje o palón (en los molinos de ruedas verticales tiene que cambiarse la transmisión por medio de engranajes).

Podemos decir, que en la provincia de León y en los últimos dos siglos prácticamente sólo existieron molinos de rodezno o rueda horizontal. Los molinos de rueda vertical, denominados en la mitad Norte de España como aceñas, fueron más habituales en grandes ríos como el Duero: buenos ejemplos son las Aceñas de Olivares de Zamora, representadas en esta exposición en un panel fotográfico. Ars Mechanicae habla también de los molinos de mareas.

Y una maqueta espectacular dentro de las que forman la exposición es la que representa un molino de viento. Un panel de la exposición explica que este tipo de artefactos medievales eran de dos tipos: molinos de poste, en el que todo el edificio pivotaba sobre un eje y se movía dependiendiendo de la zona desde la que sople el viento; eran habituales en el Norte de Europa, donde había abundante madera que era el principal material constructivo; además de moler grano, también fueron habituales para el riego y bombeo de agua, por ejemplo en los pólders holandeses.

En el Sur de Europa fueron más habituales los molinos de torre, también movidos por la fuerza del viento pero en este caso solamente se movía la cabeza o cubierta, debiendo tener para ello un complejo sistema de engranajes. La maqueta de la exposición Ars Mechanicae representa este tipo de molino eólico de origen medieval, aunque se siguió construyendo hasta el siglo XIX. Aunque es muy conocida la tipología manchega gracias al Quijote, existieron en toda la Península Ibérica y Baleares. Fueron frecuentes en Tierra de Campos, siendo integrados posteriormente en palomares circulares. En la provincia de León hay algunas evidencias, destacando el molino de viento de Lagunas de Somoza, del que solamente se conserva la torre en la actualidad, pero que podemos conocer gracias a esta fotografía de comienzos del siglo XX; así, observamos como su tipología es similar a la que representa la maqueta expuesta y que gracias a su movimiento nos aclara su complejo funcionamiento.



Comparativas del molino de viento de Lagunas de Somoza (León): foto hacia 1910; ruina actual.





Características de la Maquetas:
  • Denominación: 3 maquetas similares
    • Rueda vitruviana para molino harinero
    • Molino de rodezno o rueda horizontal
    • Rueda gravitatoria para molino harinero
  • Dimensiones: 0,80 m (largo) x 0,80 m (ancho) x 0,80 m (alto)
  • Escala: 1:5
  • Materiales constructivos: madera
  • Autor: Antiqua Escena, SL
  • Propietario: CEDEX-CEHOPU (Ministerio de Fomento)

  • Denominación: Molino de viento
  • Dimensiones: 1,00 m (largo) x 1,00 m (ancho) x 1,30 m (alto)
  • Escala: n/c
  • Materiales constructivos: madera, yeso, granito
  • Autor: Luis Cónsul Tedó
  • Propietario: CEDEX-CEHOPU (Ministerio de Fomento)

martes, 7 de febrero de 2017

AVISO

Esta semana (del 7 al 9 de febrero concretamente) estamos realizando múltiples gestiones y tareas de mejora, por lo que es posible que el museo se encuentre cerrado (especialmente por las mañanas).

Con el fin de que nadie se quede sin poder visitarlo, rogamos que estos días se confirme previamente la visita llamando el día previo al teléfono 657645231.

Gracias por su comprensión.

sábado, 28 de enero de 2017

Manuel Jular Santamaría (1939-2017)


Con gran pesar despedimos hoy al artista leonés Manuel Jular Santamaría (1939-2017), a quien pudimos disfrutar en 2015 en Gordoncillo dentro de la exposición Grupo El Paso, Informalismo leonés y derivaciones organizada por la Diputación de León. 

Manolo Jular ya había conocido el MIHACALE de Gordoncillo al asistir en octubre de 2014 al encuentro de artistas y escritores aquí celebrado. De aquella cita inolvidable son estas fotografías donde aparece en primer plano junto a la escalera de la panera o catando vino en Bodegas Gordonzello (Fotos de Eloísa Otero).


Estas son las dos obras que Jular expuso en 2015 en Gordoncillo dentro de la exposición Grupo El Paso, Informalismo leonés y derivaciones

 

Su comisario, Luis García, describió así al autor y a las piezas elegidas para dicha muestra colectiva:

Manolo Jular, uno de los creadores más activo y multidisciplinar del panorama artístico no sólo leonés sino también nacional, nos aporta, en esta ocasión, dos obras que corresponden a finales del siglo XX. Obras dramáticas, con un amplio despliegue y repertorio de recursos pictóricos y  texturales, se encuentran en la tradición cromática de colores intensos y con gran carga simbólica: negros, rojos, amarillos, grises, azules, que emergen con densidad de la masa pictórica o fluyen y chorrean sobre la superficie plana del soporte. El gesto de gran intensidad expresiva en el trazado, acota las formas y espacios cromáticos densos y plenos de evocaciones formales e incluso figurativas en el caso de “Vencesberg”, mientras que en la pieza “Autobiográfico” la atmósfera generada por el artista se convierte en asfixiante y casi en referencia personal.

Obituarios:

https://tamtampress.es/2017/01/28/con-manolo-jular-de-ayer-en-adelante/

http://www.lanuevacronica.com/fallece-el-pintor-leones-manuel-jular


http://ileon.com/actualidad/070458/fallece-el-artista-leones-manuel-jular

http://www.diariodeleon.es/noticias/cultura/adios-genio-corazon-rojo_1133403.html

lunes, 9 de enero de 2017

7ª maqueta de la semana: Puente de San Martín en Toledo


En la exposición ARS MECHANICAE, INGENIERÍA MEDIEVAL EN ESPAÑA que se exhibe actualmente en el MIHACALE de Gordoncillo, esta semana ponemos nuestra mirada en el impresionante puente de San Martín de Toledo.

Vista en primer término de la maqueta del puente toledano en la exposición Ars Mechanicae, sala de Gordoncillo [Foto: MIHACALE]

Declarado Monumento Nacional en 1921, este impresionante puente suponía uno de los principales accesos a Toledo en la Edad Media. Está perfectamente documentado a comienzos del siglo XIV, pues un privilegio de Fernando IV datado el 28 de marzo de 1301 menciona que estaba en construcción. Además, alude a este puente con el nombre de “San Martín”, lo cual se ha vinculado con el que por entonces era maestro mayor de la catedral de Toledo, el francés Martín de la Obra; sin embargo, otros autores relacionan su denominación con la cercana parroquia de San Martín.
 
 
Litografía de Sierra en el siglo XIX sobre el puente de San Martín de Toledo
El puente que nos ocupa salva el río Tajo gracias a cinco arcos algo apuntados u ojivales, que sostienen una plataforma de 140 metros de longitud completamente recta, no peraltada o en “lomo de asno” como es característico en otros puentes medievales.

Destaca el enorme arco central, que alcanza nada menos que los 39 metros de luz. Este dato es extraordinario, pues superó los 37 m de luz del Puente del Diablo de Martorell, contemporáneo al de Toledo e iniciado unos años antes. Y dejó muy lejos los 30 m de luz del puente romano de Alcántara que hasta entonces constituía la mayor dimensión de un arco en la Península Ibérica. 

Fotografía de Casiano Alguacil a finales del siglo XIX: Puente de San Martín en Toledo desde el Baño de la Cava


El actual arco ojival central del Puente de San Martín de Toledo se construyó en el año 1390, fruto de una restauración financiada por el arzobispo Pedro Tenorio. Se trata de una reconstrucción tras la destrucción del arco del arco original que se produjo en el año 1368 durante la guerra entre Pedro I y su hermanastro Enrique II.

Por último, digamos que el Puente de San Martín de Toledo presenta la característica fortificación medieval, que como explica un panel de la exposición Ars Mechanicae se debe a una doble función: por un lado militar-defensiva y por otro fiscal, ésta última para el cobro del “pontazgo” o derecho de paso con el cual se financiaban obras de construcción o de reparación del propio puente.

Maqueta del puente toledano en la exposición Ars Mechanicae, sala de Gordoncillo [Foto: MIHACALE]

Este magnífico puente toledano tiene dos torres a ambos extremos (sobre los estribos), las cuales se rematan con almenas y merlones, mientras que su paso interior se practica mediante espléndidos arcos, unos de herradura y otros apuntados. Por ello, en conjunto este puente es una obra grandiosa que combina los estilos gótico y mudéjar, edificada en piedra y ladrillo.


Características de la Maqueta:
  • Denominación: Puente de San Martín sobre el río Tajo, Toledo
  • Dimensiones: 1,85 m (largo) x 0,48 m (ancho) x 0,56 m (alto)
  • Escala: 1:100
  • Materiales constructivos: madera
  • Autor: Jorge Queipo, SL (septiembre de 2008)
  • Propietario: CEDEX-CEHOPU (Ministerio de Fomento)